El auge e historia de las letras de neón

El auge e historia de las letras de neón

Aunque el origen de los carteles de neón se reservaba a letreros publicitarios y de comercios, hoy en día las letras de neón se han vuelto una tendencia en auge. Motivo por el cual cada vez es más común verlas en todo tipo de eventos y fiestas como bodas y eventos privados, así como en viviendas y negocios a modo de decoración.

¿Qué son las letras de neón?

Los letreros de neón son rótulos formados por tubos de neón fluorescente que se fabrican a partir del curvado de un tubo de vidrio. Por lo que para su elaboración se requiere una técnica especializada de fabricación.

En cuanto a los colores de estos rótulos, lo más común es encontrarlos en tonos blancos. Aunque existe una paleta con infinidad de colores disponibles, que se componen de un tubo fluorescente de cátodo frío con consumo modelado, un nivel bajo de gasto energético (una media de 25 W por metro) y totalmente reciclables por los canales apropiados. El tipo de fuente que se utiliza para estos carteles de neón son convertidores electrónicos o transformadores ferromagnéticos.

Siguiendo con los colores, los rótulos de neón tienen la capacidad de mezclar tonos, con distinta intensidad o gradación, que dependerá de la aplicación del fósforo pertinente, la composición que tenga el gas que corre por interior del tubo, y los colores de los tubos de cristal.

En Rótulos Azacayas realizamos rótulos de neón para interior o exterior, a través de un proceso artesanal. Lo que nos permite adaptarnos a cualquier diseño y marca comercial.

Además, nos encargamos también de la instalación y del servicio de mantenimiento con unos costes muy asequibles.

La historia del neón

Aunque ahora las letras de neón estén de moda, este invento de Georges Claude tiene ya más de cien años.

Tras experiencias previas, este físico francés se dedicó a aplicar descargas eléctricas dentro de un tubo con gases inertes, que no suelen reaccionar con otras sustancias. Con esta corriente se producía luz. Y además, si el gas que se utilizaba era neón, todo el tubo se iluminaba con un color rojo tan intenso que se podía apreciar también de día.

Claude presentó este invento en la exposición Paris Motor Show, en diciembre de 1910. Y a principios del siglo XX, la ciudad de París empezó a usarlo en sus calles. Aunque no tardó en llegar a la gran sociedad de consumo estadounidense. Convirtiéndose así el Times Square en uno de los lugares míticos en los que los letreros de neón se hicieron grandes protagonistas.

En el año 1923, el físico vendió un par de carteles de neón al comerciante de coches Packard. De esta forma empezó la era publicitaria del neón, que perduró hasta que se generalizó el uso de los led, como una alternativa más eficiente, limpia y duradera.

En ambos casos, su modo de funcionamiento se basa en el principio por el que al aplicar una corriente a una sustancia química concreta, los electrones del átomo saltan de órbita. De esta forma, la sustancia queda ionizada. Y cuando el electrón regresa a su zona original, se desprenden fotones (luz). El color de esta luz dependerá de la frecuencia con que vibre, para lo que se utilizan sustancias diferentes.

Letras de neón para decoración

En los años 60 y 70 las calles de las grandes ciudades estaban repletas de luces y carteles de neón. Todos ellos de carteles publicitarios cuyo principal objetivo era el de llamar la atención del mayor número de personas.

Por ejemplo, en España algunos de los más históricos son el de Tío Pepe o el de Schweppes.

En los años 80 se ampliaron las utilidades del neón y se empezó a utilizar también en el arte, como un signo de modernidad. A día de hoy, el uso de las letras de neón vuelve a estar en auge. Pero no precisamente por ser un símbolo moderno, sino por todo lo contrario. Ya que actualmente este tipo de carteles destacan por ese aire retro tan de moda.

Añade un comentario

Clic aquí para dejar un comentario

Contactar

Puede aclarar cualquier consulta de nuestros productos a través de este formulario. Respondemos en breve.






Dispone de 200 caracteres.

He leido y acepto la Política de Privacidad